“Su prosa se va como agua, es una muestra tranquilizante de que el estilo todavía importa”,

Álvaro Enrigue

“Hecha de sentencias casi autónomas, su obra exige una lectura detallada, sin resquicios. Imposible leerla en diagonal, esquivando algunas de sus oraciones”,

Rafael Lemus, Letras Libres

“Sorprende por la eficacia de la prosa, que consigue convulsionar al lector ante las contradicciones y las debilidades del género humano”,

Guadalupe Nettel, Hoja por Hoja

“Violento y trepidante. Uno de los valores más notables de la joven narrativa”,

Geney Beltrán, Nexos

“Con admirable ingeniería narrativa, con el vigor y los arrestos para hacerse cargo de asuntos que eluden quienes detentan prestigios mullidos por la corrección y los buenos modos”,

José Israel Carranza, Replicante.

Volver